Seguidores

martes, 13 de octubre de 2020

Vivo por ella (version Original)


 CITA SOBRE LA MÚSICA

En la vida nada se presta tanto para alegrar al melancólico, para entristecer al alegre, para infundir coraje a los que desesperan,  para enorgullecer al humilde, para debilitar la envidia y el odio como la MUSICA.   (Martín Lutero)



La música es onda, cuerda, transmisión y la más bella fórmula matemática que podamos alcanzar a discernir.

Di quella pira Il trovatore Pavarotti



 CITA SOBRE LA MÚSICA


En la vida nada se presta tanto para alegrar al melancólico,
para entristecer al alegre, para infundir coraje a los que desesperan,  para enorgullecer al humilde, para debilitar
la envidia y el odio como la MUSICA.  
(Martín Lutero)






Precisamente hoy que podremos avistar al planeta, es decir al nómada Marte, tan cerquita. 

jueves, 8 de octubre de 2020

El Tiempo meteorológico como factor primitivo de medida y evolución.




El tiempo sigue escapando a nuestra descripción física. No sabemos bien lo que es pero tiene que haber forma de captarlo. Entender el ahora da lugar a muchas paradojas que han dejado en jaque a tantísimos pensadores y científicos a lo largo de la historia. 

Habrá que esforzarse intentar distinguir presente pasado y futuro  per se, aparte del  contexto establecido por la naturaleza y adoptado por el género humano a través de la observación del proceso de transformación de los objetos insertos en el medio en que todos se encuentran. A tal propósito se construyeron los primitivos monumentos, como el de Stonehenge, por ejemplo. Ese fue el inicio de cualquier necesidad de previsión  para la supervivencia de nuestro género. A partir del cielo surgirían todas las incertidumbres humanas dando lugar a  filosofías y religiones de todo tipo y color que derivarían en culturas de lo más diverso. 


Por tanto somos hijos de la incertidumbre de los cielos y quienes conozcan sus secretos mediante los más diversas formas  de observación conjugadas con convenciones humanamente necesarias de lo más diverso, detentarán la capacidad de hacer lo más conveniente en el mejor de los momentos. Cuando todo ello permeara las necesidades de nuestra especie, se acabaría convirtiendo en tradición.

La triste contrapartida ha sido el lento y torpe devenir del desarrollo de la inteligencia emocional humana. Más adelante me gustaría escribir, al respecto, el cuentecillo del ermitaño  y el gato!
 

domingo, 20 de septiembre de 2020

Cabalgando sobre el cometa Neowise

Hay que ver cuánto nos gustan los cuentos, a mi la primera, he de reconocerlo.  Sin embargo parece que contar cuentos funciona, lo que ocurre es que harta de observar el talante de los cuentacuentos y dado que no resultan  mejores que su audiencia, por fin parece que tomaré el toro por los cuernos y activaré mi gusto por las narraciones hasta que la chifladura de semejante acción me desangre.




Me temo que apenas alguno me atreveré a publicar  aunque sea blogger mi único contacto social, a excepción de Zola, mí valorada  El  compañera de cuatro patas y hocico.   Se  los dedicaré a ella y todo lo que representa.


 

Really?

And don’t forget loosers are not choosers. 




 

Elige un lindo sueño antes de dormirte!



martes, 11 de agosto de 2020

Gabriel's Oboe y planes de futuro.





Video aplicado a la pasada entrada tras la muerte de Ennio Morricone. 

Al intentar incluirlo en dicha pasada entrada, compruebo que no me resulta posible.
Al menos la melodía y las imágenes aún permanecen.  

Quedan patentes los nuevos límites.  Toda limitación  implica molestia, la parte menos negativa es que implica un nuevo reto, necio reto intermedio de una larga cadena de ellos, por cierto, pero reto al fin y al cabo al que adaptarse.

No me supone problema porque aún me queda cierta "gran zanahoria" vital pendiente de desarrollar desde mi tierna infancia. Se trata de escribir a mano (y con tachones) una larga serie  de cuentos infantiles para adultos.  
Solo me resta aislarme aun más, esta vez de mi misma, lo cual me está costando demasiado, y ponerme seriamente a ello  ademas de revisar ingentes cantidades de material acumulado al respecto. 
 Lo reconozco, me entra "flojera perfeccionista", porque me consta que  tras iniciarlos no podré acabar hasta que el tiempo me plante la barrera  definitiva. De momento barajo un par de títulos con un término común demasiado balbuceado: "kento"
Quedarán a modo de legado para  mis descendientes si ellos consideran útil y posible sacarlos adelante, de lo contrario me habré dado el gusto, tras demasiado retraso para variar, de cumplir con uno de mis más tiernos sueños infantiles, pasándomelo bien mientras van cayendo  "chuzos de punta" por nuestra nefasta sociedad, que no es poco.
Escuchar esta musiquita ayuda mucho y quedo muy agradecida al señor Ennio Morricone.
 Debo añadir que en esa película me identificaba con el papel de Robert de Niro, aunque por fuera siempre hubiera sido una blandengue y muchas personas me hubieran atribuido el de Jeremy Irons.   Para nada, además no tengo cerebro ni capacidad para interpretar  instrumento musical alguno por más que la música me inspire.  Es decir asumir  ratita pero no  flautista (de Hamelín.)