Seguidores

viernes, 7 de abril de 2017

AUTISMO

La perfección no es cosa pequeña pero está hecha de demasiadas cosas. ....se dice que dijo  Leonardo Da Vinci.

  https://es.wikipedia.org/wiki/Autismo



Parece ser que muchas más personas de las que imaginamos nacen con diversos grados de autismo y  no son diagnosticados porque la cuestión no resulta demasiado obvia, tan solo parecen tontos ante determinadas circunstancias. También parece  que una de sus múltiples características es que son capaces de distinguir mejor emociones de todo tipo a través del canal auditivo. 



También suelen tardar más tiempo de lo normal en comenzar a hablar y hasta puede que dispongan de una sensibilidad mucho más acusada en determinados sectores o en uno en exclusiva que la gran mayoría.  Por ello puede que a lo largo de su vida, principalmente la infancia, cuando aún no han desarrollado suficientes sistemas de camuflaje de supervivencia, muchas personas simplemente sean considerados como socialmente necios.




Podrán no sentir demasiado interés en lo que les rodea pero suelen  mostrar un extraordinario interés en alguna parcela determinada lo cual puede confundir enormemente a quienes les rodean.


Vaya, por fin acabo de comprender mejor esta cuestión, por la cuenta que me trae, un poco tarde, eso sí.

A lo largo del tiempo  he comprendido  que con frecuencia quienes se encontraron con más problemas   y consiguieron resolverlos suelen resultar buenos maestros porque simplifican al máximo las cuestiones más enreveresadas para que otras mentes las comprendan.  Simplemente realizan  inconscientemente una proyección del desarrollo de su propia experiencia personal en determinado sector.
 No se trata de teoría vital, sino de  práctica diseccionada y experimentada en propia carne, pero este proceso no todos lo pueden comprender en su totalidad sin experiencia al respecto.
 Simple cuestión de diversidad, no siempre aceptable en sus extremos más sangrantes, pero en exceso padecida.

6 comentarios:

  1. Hace unas pocas décadas, cualquiera que actuase de forma diferente al resto del rebaño nacional era tildado de tonto, loco y otras lindezas: el autismo o la hiperactividad no se contemplaban. Ni te cuento los "desviacionismos" en el plano sexual. Tampoco se consideraba especialmente la violencia machista. Creo que éramos bastante más bárbaros que hoy.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. CAYETANO. Tiempos terribles donde solo los mas afortunados y fuertes podían sobrevivir sin miedos que los lastraran. El presente es otra historia que no juzgaré porque apenas si me pertenece. Solo se que siempre me sentí ajena al entorno y ahora me alegra no pertenecer al mismo ....p'al caso alguna peculiar especie de continuidad "autista".

    ResponderEliminar
  3. Anda que no nos queda nada todavia, pero bueno, mientras se avance... :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  4. Lamentablemente cuando desconocemos una forma de desarrollo cerebral diferente a la tradicional, la sociedad lo tacha de “enfermo”, “raro” o “loco”…. Y tiende a discriminarlo. No es diferente con el autismo, que es una forma de desarrollo cerebral que deteriora la comunicación e interacción social que causa un comportamiento restringido y repetitivo.. Al o entenderlo, tendemos a repudiarlo.

    Afortunadamente se está cambiando este pensamiento.

    Besote guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MANUEL. Imagina lo que dirán las generaciones futuras de nuestro desconocimiento!

      Eliminar

Gracias por tu tiempo.