Seguidores

sábado, 12 de septiembre de 2009

CARTA DE PRESENTACION

                                                                      
                                                                   Desde el hogar 




Maripiensa es hija de don "dejadme tranquilo que estoy pensando". El hombre quería arreglar el mundo y se marchó arreglándose a sí mismo, o arreglándoselas como pudo. Su hija heredó esa tendencia paterna, pero a las vistas de los resultados salio bastante más escéptica. También se pasaba la vida arreglando "su mundo". Primero el que le rodeaba físicamente, llamese hogar, hijos, familia, profesión. Extraía experiencias de este y las trasladaba a su laboratorio interior, a modo de pequeño laboratorio donde experimentaba con las ideas que acudían a su mente así como con los sueños que conseguía recordar. Algún efluvio emanaría inconscientemente para que sus hijos, tambien herederos involuntarios, le dijeran de vez en cuando: "ya estas con tus cosas".
El tiempo pasaba, la diáspora espoleada por los huracanes del laboratorio se inició no muy tarde, lo cual agradó a maripiensa ya podría dedicarse de lleno a lo suyo.


Pero ahora ¿qué era lo suyo?. De repente se encontró a las puertas del invierno de la vida, mirando por las rendijas el proceso inexorable de la vejez y sintio vértigo. Se deslizaba lentamente desde lo mas alto de la montaña rusa de su vida y nunca se enteró de haber llegado al cenit. ¡Que pena tan tonta! Este pensamiento le sirvio para proponerse fijarse bien durante el resto del trayecto, aunque sintiera vértigo, no quería perderse nada.

2 comentarios:

  1. Buen propósito, Mjt, el mejor, andar con los ojos bien abiertos, Maripiensa, y, "Pensar" que como dijo algún sabio, es tan complicado, que por ese motivo se practica tan poco.
    Gracias por tu comentario.
    ¡Besotes!

    ¿Te gusta Bunbury?

    ResponderEliminar
  2. Hola piratilla. Con retraso, pero ya he aprendido a funcionar con esto del blog. Ahora ando haciendo los deberes atrasados. Gracias por acompañarme al principio. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Gracias por tu tiempo.